Blog SI DIVANI

6 Términos que dominar antes de comprar un sofá

La decoración de interiores en una vivienda puede resultar mucho más compleja de lo que parece en un primer momento. Sobre todo, porque existe toda una terminología relacionada con el interiorismo, que es necesario dominar para no verse desbordado. Como especialistas, podemos ayudarte a encontrar tu sofá de diseño en piel o tela, pero en el ámbito de este mobiliario, básico para nuestro salón, también existe cierto vocabulario. No te preocupes, te contamos todo lo que debes saber sobre el glosario de los sofás para que te conviertas en todo un experto.

Cuando vas a cambiar un sofá o simplemente a comprar uno nuevo, no debería sonarte a chino todo lo que escuchas en la tienda. Si buscas por Internet, la cosa empeora, porque no habrá nadie que pueda explicarte de que se trata. Por ello, desde Si Divani queremos traducirte algunos de los vocablos más importantes para poder comprar tu sofá.

Una de las combinaciones más habituales en los salones, es encontrar un sofá 3 plazas junto a otro de 2 plazas (llamado comúnmente “un 3+2”). Este último, en ocasiones, se sustituye por dos butacas. Pero otra opción muy habitual, sobre todo en estancias más reducidas, es sustituir esta fórmula por un sofá con chaise longue. Aunque, debemos de tener en cuenta que la oferta va mucho más allá, podemos encontrar sofás camas, sofás-relax, o poufs.

  • Sillón: Sus orígenes se remontan a tiempos inmemoriales, se caracterizan por tener un respaldo más ancho que una silla y ser acolchados. Otras de las características de esta pieza es que cuenta con reposabrazos, que son una parte importante de estas piezas. La tendencia actual es que dispongan de respaldo reclinable o reposapiés. El sillón suele provenir de un modelo de Sofá reducido a 1 plaza.
  • Butacas: Suelen combinarse con los sofás, como si de un sillón se tratara, pero generalmente, son más estrechas que los sillones. Su apariencia es más similar en muchos casos a una silla, mullida y tapizada en piel o en tela, en la misma línea que el sofá; o haciendo contraste con un acabado distinto al del sofá.
  • Sofás: Los sofás están pensados para más de una persona, por ello, lo más habitual es encontrar sofás de 2 o 3 plazas que pueden combinarse. Si estás buscando un sofá de diseño en piel o tela debes saber que las posibilidades son muchas, en cuanto a la forma o los accesorios. La ventaja del sofá es que nos permite adoptar más posiciones y posturas diferentes. Acurrucarnos, sentarnos de lado, estirarnos a lo largo, etc.
  • Diván: Su aspecto es similar a un banco, pero cuenta con cierto diseño y está mullido. Puede acoger a varias personas sentadas o usarse para tumbarse sobre él. No suele contar con respaldo, pero si con almohadones. Podemos decir que es el antecesor del sofá, ya que sus orígenes se sitúan en Europa en el S. XVIII.
  • Chaise Longue: El término viene del francés y significa “silla larga”. Esta pieza suele estar unida a un sofá de dos o tres plazas, formando una gran “L”. También son tendencia en interiorismo dada su versatilidad y lo cómodos que resultan. Se pueden fabricar con o sin almacenaje debajo del módulo del chaise longue, lo cual se suele llamar “Arcón”.
  • Rinconeras: muy de moda últimamente, las rinconeras permiten aprovechar una esquina y se constituyen de 2 o 3 sofás unidos por un módulo de rincón. Su éxito se deber a que forman una pieza decorativa muy singular y que permiten decorar una esquina sin dejar un espacio muerto. ¡Una rinconera en piel blanca te resultara siempre espectacular en cualquier salón!